¿Es posible una mudanza sin estrés?

¿Es posible una mudanza sin estrés?

A pesar de que una mudanza supone un nuevo comienzo, la organización y todo lo que rodea a la misma puede ser muy abrumador. ¿Es posible una mudanza sin estrés? ¡Te contamos cómo conseguirlo!

6 consejos para una mudanza sin estrés

Es posible hacer una mudanza sin estrés, pero eso precisa de una gran organización y planificación, evitando los imprevistos de última hora. La mejor forma de hacerlo es listar todas las tareas que tendrás que llevar a cabo tanto el día de la mudanza como los días anteriores.

¿Cuáles son estas tareas?

1. Inspecciona la nueva residencia y tu vivienda actual

Escoge los objetos que vas a trasladar a la nueva casa y decide cómo será más sencillo hacerlo. Esto es clave antes de contratar una empresa de mudanzas, ya que no es lo mismo poder moverlos en el ascensor o por la escalera que necesitar una grúa.

2. Selecciona día y hora para la mudanza

Una vez que sepas con seguridad todo el trabajo que va a suponer el traslado, define los días que necesitarás para que todo esté listo para el día de la mudanza.

Si te vas a mudar a un nuevo edificio y no a una casa unifamiliar, tendrás que atenerte a los horarios específicos que tengan definidos para tal fin (si los tienen). Del mismo modo, comprueba que el camión de la mudanza podrá aparcar con facilidad y solicita, si así se necesita, la autorización o los permisos pertinentes.

3. Solicita tu presupuesto

Con toda la información anterior, podrás contratar un servicio con una empresa de mudanzas. Para que el presupuesto sea real tienes que indicar los servicios que vas a necesitar y, así, tendrás un servicio de calidad y sin sobresaltos.

4. Desmonta muebles o embala objetos

En función de los servicios que contrates tendrás que embalar y desmontar los muebles por ti mismo o lo harán los profesionales de la empresa de mudanzas. Este es el mejor momento para deshacerte de aquello que no necesitarás en la nueva casa.

Asimismo, te recomendamos rotular la parte exterior de las cajas con su contenido para que sea más fácil deshacerlas.

5. Prepara la nueva vivienda

Avisa a los proveedores de luz, agua y telefonía del cambio de domicilio para que no te quedes sin el servicio en la nueva dirección.

Del mismo modo, antes de llegar es conveniente que toda la vivienda esté limpia. Así, podrá acoger todas las cajas y muebles y te será más sencillo instalarte. Lo adecuado es realizar esto los días previos mientras el espacio está vacío.

6. Vigila el transcurso de la mudanza

Tú mismo o algún familiar debe vigilar el proceso el día indicado para comprobar que todo se desarrolla con normalidad. De este modo, evitarás que surjan incidentes de última hora y será más sencillo tomar decisiones.

En definitiva, es posible una mudanza sin estrés. Solo necesitas planificación y organización. Contacta con nosotros y te ofreceremos un presupuesto sin compromiso.

Autor: Mudanzas Aglobal Service